Tag Archives: Intercambio Comercial

Las Ventas en la Antigüedad

La Prehistoria
En sus inicios, el ser humano simplemente subsistía.  Sobrevivir era su único interés, al igual que los demás habitantes.  En dicha etapa, la recolección, la pesca y la cacería eran la principal fuente de alimentos.  Se desconocía el arte y técnica de la producción agrícola.  No parece haber existido intercambio comercial durante esta época, debido a la lejanía entre los diferentes grupos humanos.  La poquísima densidad de población humana, a su vez, no propiciaba dicha actividad.

Al nacer las primeras familias, se generaron los primeros conglomerados sociales.  Ello condujo al desarrollo de la agricultura.  Los historiadores estiman haberse dado este salto en el Periodo Neolítico, la segunda etapa de la Edad de Piedra, hace aproximadamente 8.000 – 10.000 años.  Se inventaron las primeras herramientas agrícolas.  En forma paralela, se inicia la cría de animales como una forma de asegurar el aprovisionamiento de carne, sin depender de la cacería.  Igualmente se aprovechó la fuerza física de los animales de tiro, como una forma de facilitar los procesos de cultivo.

Inicios del Intercambio Comercial.  El Trueque o Permuta
Fue en esta era, cuando los seres humanos comenzaron a acumular excedentes de producción.  Nace el Trueque, o Permuta, una forma de intercambio bastante primitiva, la cual les permitía dedicar su esfuerzo al cultivo más fácil y natural para cada asentamiento humano.  Mediante esta modalidad, cada participante entregaba parte del producto de su trabajo, a cambio de una parte del producto del trabajo de otro participante.  Éste es un invento tan antiguo como la rueda, la cual a su vez habrá facilitado el transporte de mercancías.

Esta práctica se daba no únicamente entre grupos sociales, sino también de manera privada.  Presentaba, no obstante, la enorme dificultad de encontrar participantes interesados en el producto ofrecido.  Igualmente difícil era para el participante, conseguir el producto de su interés en la cantidad y forma que propiciaran la permuta.

Posteriormente, se inventaron formas de representar una paridad de valor entre las mercancías entregadas y recibidas.  Una de ellas era usando metales preciosos, como oro y plata.  Otra forma era mediante piezas de cierto valor comunmente aceptada entre los mercaderes, como dientes de ballena, conchas marinas y semillas de cacao, entre otras formas.  Allí da el origen al concepto del dinero o moneda, como elemento facilitador del intercambio comercial.

La Venta y El Comercio
Hasta ese momento, el vendedor era en realidad un mercader.  Era el dueño de las mercancías y tenía la facultad de negociar tanto como quisiera o pudiera.  Era el total responsable del resultado de su gestión

Hubo pueblos destacados por su desarrollo comercial, entre los cuales puede mencionarse a los fenicios.  Su organización comercial llegó a tal punto, de fundar colonias en diversos puntos del Mar Mediterráneo.  También construyeron las llamadas “factorías”, las cuales eran asentamientos amurallados donde almacenaban provisiones para sus viajes comerciales.

El Imperio Romano, si bien era principalmente militar, más que comercial, facilitó el comercio a través del establecimiento de ciertas monedas.  Una de ellas fue el “salarium”, cierta cantidad de sal entregada a los soldados en pago de sus servicios.  Éstos la usaban para comprar bienes.  Otra de ellas es el As, moneda de bronce, la cual posteriormente fue substituida por el Denario Arggentum, moneda de plata equivalente a 10 Ases.  Del vocablo Denario, nace el hoy conocido término Dinero.  Existieron otras como el Sextercio y el Quinario, fraciones del Denario, y múltiplos del As.